jueves, 13 de marzo de 2014

Un minipost más sobre Minimax por el mar del 4K

Desde que disfruto de la resolución 4K UHD con el PC Minimax, hay presente un bicho en su sabroso fruto, y es que llevo días sufriendo un contratiempo. Bicho problema consiste en que se produce un reinicio del equipo en pleno vicio, mientras estoy jugando, lo cual me saca de quicio.

Ya imaginaba yo que me metía en un disfruta del castigo cuando opté por montar un equipo gamer de gama alta pero de talla baja. Porque Minimax lo parte, al gran Blackow le hizo un zas en la boca, pero hay una componente masoca en todo el asunto de: para una grande resolución, optar por una solución de pequeño equipo. De su placa Mini ITX, aparece la limitación de poder instalar sólo una tarjeta gráfica, y de su fuente de alimentación de tamaño reducido, la de disponer actualmente de una potencia máxima de 450W en formato SFX.

Por las pruebas que llevo hasta el momento, la potencia gráfica que ofrece una sola tarjeta GTX 780 Ti no parece un problema, es suficiente para jugar dignamente a resolución 4K UHD (3840 x 2160), superando incluso mis expectativas de rendimiento.

Aventuras navegando por el mar de los 4K

Este castigo consiste en unos apuntes en el cuaderno de bitácora de navegación, con el barquito Minimax, por el inmenso mar de píxeles. Relataré la investigación del problema mencionado, hablaré acerca del consumo de energía, y finalmente de regalo, para alargar la tortura, mostraré el impacto que tiene la velocidad de la memoria.