sábado, 16 de junio de 2012

Conceptos Overclock: Voltajes

Tras realizar una breve introducción a la materia y de narrar en el primer capítulo las nociones sobre uno de los conceptos fundamentales del OC, las temperaturas, en esta segunda entrega voy a tratar otro de los pilares que sostienen la práctica del overclock: los voltajes.

De nuevo recordar que los conceptos en sí son universales y extrapolables a cualquier dispositivo, componente, o aparato donde vayamos a realizar un overclock. Como caso particular, hablaré en detalle del OC a un procesador de PC, los principios son equivalentes para una CPU Intel o AMD, pero la terminología que emplearé estará más próxima a plataformas Intel, por ser éstas donde he realizado los overclocks en los últimos seis años.


guía de overclock voltajes 

VOLTAJES
Partiendo de la base que todo trabajo requiere de energía, cuando practicamos un overclock estamos aumentando la velocidad -o frecuencia de trabajo- de uno o varios componentes, por lo tanto, es lógico que sea obligatorio incrementar el voltaje necesario para aportar esa energía adicional.

Aunque es posible realizar un leve overclock incluso rebajando los voltajes nominales -se conoce como undervolt al hecho de hacerlo funcionar por debajo de su voltaje de serie-, la práctica habitual para alcanzar un buen OC implica forzosamente un aumento de los voltajes aplicados de serie (overvolt).

Si ya comenté que la temperatura es un factor vital para un overclock seguro, el voltaje es el factor trascendental, ya que aplicado en exceso producirá graves consecuencias. Dichas consecuencias van desde la degradación prematura (a causa de la electromigración) hasta la muerte súbita del componente.