domingo, 7 de octubre de 2012

Muerte súbita Galaxy S3

Desde luego que mi Samsung Galaxy S3 no aprobó a la primera, suspendió en robustez tras una suave y mínima caída de 50cm de altura. Ya dicen que segundas partes nunca fueron buenas y así ha sido con mi Galaxy S3 número 2 que se ha transformado en un pisapapeles de lujo tras una muerte súbita sin razón aparente. También dicen que a la tercera va la vencida y no sé si por el dicho o porque me gusta demasiado el bicho, que he vuelto a caer comprando el que sería mi Galaxy S3 número 3.

Muerte súbita Galaxy S3


Muerte del Galaxy S III número 2
Justo cumplía sus tres meses de vida cuando ha decidido apagarse para no encenderse nunca más. Relatando rápidamente el suceso resulta que cinco minutos atrás funcionaba perfectamente, le di al botón de encendido para utilizarlo de nuevo y para mi sorpresa no se encendió la pantalla, me sorprendió que se hubiera apagado porque tenía más del 50% de batería, pero más me extrañó al verificar que no se trataba de un apagón esporádico sino de una muerte repentina del móvil, este S3 sí es un terminal terminal.

Antecedentes

  • No ha sufrido ningún golpe o caída.
  • Estaba con la ROM de origen.
  • Nunca lo he flasheado.

Realicé todas las pruebas normales que se llevan a cabo cuando un móvil no se enciende, a continuación dejo la lista por si alguien se encuentra en la situación alguna vez:



Pruebas de resucitado
  • Pulsar el botón de encendido (empezamos por lo más normal).
  • Retirar la batería y volver a emplazarla.
  • Retirar batería, MicroSD (si tenemos), y el SIM, para volver a colocarlos.
  • Retirar la batería durante 30 minutos.
  • Pulsar el botón de encendido durante 1 minuto.
  • Arrancar desconectado de la alimentación.
  • Arrancar conectado a la toma de corriente.
  • Arrancar conectado al PC.
  • Arrancar sin la batería.
  • Cargar la batería durante 30 minutos antes de arrancar.
  • Cargar la batería durante 12 horas antes de arrancar. (esta no la hice)
  • Retirar la batería durante más de 12 horas.
  • Arrancar en modo Download. (volumen abajo + central + encendido)
  • Arrancar en modo Recovery. (volumen arriba + central + encendido)
  • Hacerle el boca a boca (terminamos por lo más anormal).

Todos los intentos de arranque fracasaron, el comportamiento del móvil fue el mismo en todos ellos, no dar ninguna señal de vida. Ni se encendió la pantalla ni se encendió el Led, confirmando así que este Galaxy S III es ahora un ladrillo (bricked S3).

Yo diría que la placa ha muerto de forma súbita, aunque eso ya será un problema del servicio técnico (SAT) que lo deben analizar y reparar, o bien entregarme otro terminal nuevo ya que lógicamente este está en plena garantía con sólo 3 meses de uso. En el mejor de los casos van a ser 2 o 3 semanas sin móvil algo que no estaba dispuesto a soportar...


Compra del Galaxy S III número 3
No me apetecía lo más mínimo volver a volver a comprar otro Galaxy S3 después de estas dos malas experiencias, pero analizando las alternativas no he podido escoger otra opción. El HTC One X que era el fuerte candidato alternativo tiene un problema reconocido con su Wi-Fi, y además para adquirirlo hoy es más interesante esperar a su sucesor vitaminado, el HTC One X+, que llegará a las tiendas dentro de pocas semanas. Una lástima porque hubiera apostado por este modelo de HTC en lugar de tripitir con el de Samsung.

También pegué un vistazo al Galaxy Note II pero no me convence su uso como móvil por su excesivo tamaño. A pesar de su éxito, personalmente no le encuentro la gracia a esta línea de productos que son demasiado grandes para ser un móvil y demasiado pequeños para hacer de tableta.

Lo que no me había ocurrido nunca con ningún terminal en 15 años me ha pasado en 4 meses con dos móviles de este modelo, quizás es sólo fruto del azar y de una puñetera baja probabilidad que hubiera estado mejor empleada en acertar la lotería, o tal vez no, y esto es consecuencia de un mal diseño del S3 en términos de robusteza y fiabilidad.

Sólo espero que esta vez aguante lo suficiente para que Google lance su próximo terminal Nexus, o en su defecto que algún otro fabricante, HTC, LG, Motorola, Sony, Huawei tengan un modelo de gama alta en Android que sea rival para el de Samsung.

Como en el cuento de los 3 cerditos espero que el tercero sea el resistente -aunque aquí el de ladrillo ha sido el segundo- porque no me gustaría tener que escribir un nuevo cuento de título las 3 cerdadas. Ya he conseguido el logro no hay dos sin 3, no quiero ganar el 3 en raya consiguiendo las X X X, así que sin usar la regla de 3 para predecir lo que sucederá, espero que mi historia con el S3 termine aquí como una trilogía.



Aunque he ido narrando la experiencia con toques de humor, para amenizar su lectura y como terapia para destilar mi enfado, no me hizo ninguna gracia lo sucedido, mi asombro y cabreo fueron máximos, por el momento el defecto de su producto me ha consumido 6 horas del preciado tiempo libre. Encuentro inadmisible lo ocurrido con mis dos primeros Galaxy S3 de Samsung.

Más información sobre la posible causa en Aventura con Galaxy S3.