domingo, 23 de octubre de 2011

El Chivi

El canal sobre #música del blog suena como un disco rayado pues sólo he emitido dos castigos musicales hasta el momento, pero también tengo mucho que cantar sobre esta afición, así que voy a avanzar por fin a la tercera pista del disco. Para mucha gente lo que va a sonar a continuación más que música será ruido, es lo que conlleva mi gusto por la música impopular, pero como a mí me interesa la música rica en texto y no la desnatada, este castigo va dedicado al genio de las letras cachondas con mucha nata, el Chivi.



El Chivi es un cantautor porno o como él se define pornoautor, imagino que a estas alturas poca gente debe quedar sin haber oído hablar de él, muchos habrán escuchado alguna canción suya para pasar unos minutos divertidos, pero yo no quise quedarme ahí, en sólo unos minutos, y cuando escuché el primer tema suyo tiré del hilo para conocer su pasado y seguirlo en el futuro.


A Chivi lo descubrí hace 11 años, en el año 2000, cuando un amigo me envío por mail el tema suyo Radikal. Además de echarme unas risas con su tema, la capacidad creativa de este cantautor me cautivó, un letrista con tremendo ingenio no podía quedar en el olvido de un email en el buzón de entrada, así que me adentré en su música, descargué varios de sus temas y al confirmar que todos ellos tenían el mismo talento quise apoyar su trabajo comprando todos los CDs, más bien maquetas, que había compuesto hasta ese momento, los cuales eran estos tres discos: “Grandes Fracasos” (1996), “Radikal” (1997) y “Nuevo catecismo” (2000).


Colección de los 3 primeros discos de El Chivi.

martes, 18 de octubre de 2011

Problemas SSD OCZ solucionados

La última generación de SSDs de OCZ ha tenido durante estos 6 meses desde su lanzamiento una gran controversia por ocasionar una serie de problemas a gran parte de sus usuarios; estos problemas se manifiestan también en otros modelos de SSDs de distintos fabricantes, todos ellos tienen en común que ensamblan una controladora SandForce de la serie 2000, en concreto la serie SF-2200, y como ejemplo particular la que monta el OCZ Vertex 3 una SF-2281. No está demostrado que el problema sea puramente de la controladora, y seguramente la causa es más bien la combinación entre ella, el resto de componentes del SSD y sobre todo del Firmware empleado.



Cuando realicé el análisis al SSD OCZ Vertex 3 no traté este asunto para no extender más la entrada (ya fue un castigo duro) y porque no quería crear alarmismo en una publicación que tenía también intención didáctica sobre la tecnología SSD. Los problemas de inestabilidades más comunes que se manifiestan son los siguientes:
  • BSOD (conocido como pantallazo azul en Windows) que se producía en algunas ocasiones después de recuperarse el sistema de un modo de ahorro de energía.
  • BSOD producido aleatoriamente cuando tenemos el SSD instalado como unidad principal con el sistema operativo en él.
  • Congelación o parones en el sistema de forma casual.
  • La no detección o desaparición de la unidad SSD en la BIOS.

domingo, 16 de octubre de 2011

RAGE

El último videojuego de id Software, RAGE, que es el primero que emplea el nuevo motor gráfico id Tech 5, me está resultando realmente entretenido con una muy buena experiencia de juego; todo esto referido a su modo Historia o Single-player que es el único que he probado y jugado durante unas 12 horas, cuando lo complete probaré el Multiplayer online a ver si puedo mantener los mismos adjetivos para ese modo. RAGE es principalmente un juego de disparos en primera persona (FPS), con algunos pequeños brotes de rol, de juegos de conducción, y varios mini-juegos dentro.


Mientras me divierto jugando la historia veo parecidos con otros juegos que me van a ayudar a describir RAGE. Los escenarios son variados y la historia muy interesante como en Half Life; las posibilidades con las armas son ricas como en Bioshock; los mapas son amplios con distintos objetivos como en Borderlands, y con algunos puntos más de rol como en S.T.A.L.K.E.R; hay presencia de algunas mujeres vistosas y toques de humor como en Duke Nukem; situaciones frenéticas como en Serious Sam; sentimiento de acoso y angustia como en Left 4 Dead; algún susto como en FEAR; momentos de shooters clásicos estilo Doom; trabajos de recadero de va y viene como en Far Cry 2 pero sin llegar a ser algo aburrido como en éste; y algunos de los escenarios gráficos recuerdan a Metro. Todos estos ingredientes bien combinados, con personalidad propia, y con al menos 20 horas de juego.

domingo, 9 de octubre de 2011

Disipadores Corsair H100 vs Noctua NH-D14

Vamos con un castigo didáctico sobre disipadores por lo que no dudéis que será una lectura calentita. Un pequeño preámbulo, en términos generales un disipador (en inglés heat sink) tiene la función de extraer el calor producido por un chip o componente electrónico cualquiera. En el ámbito informático se utilizan disipadores para el procesador, la tarjeta gráfica, la memoria y para algunos circuitos integrados de la placa base como el chipset. Cuanto más potente sea el componente mayor será su consumo energético, mayor el calor generado y en consecuencia mayores sus requerimientos de refrigeración; por esa razón el procesador principal (CPU) y el procesador gráfico (GPU) de la tarjeta gráfica incorporan los disipadores más grandes, vistosos y populares en un ordenador.

En esta entrada, además de intentar hacer una parte pedagógica, voy a comparar el rendimiento (capacidad de refrigeración) de dos de los mejores disipadores que se pueden montar en el procesador, el Corsair H100 y el Noctua NH-D14. Cada uno de ellos se basa en un tipo distinto de refrigeración, siendo el Noctua de refrigeración por aire y el Corsair de refrigeración líquida.


Bueno pues empiezo a caldear el ambiente presentando a los dos disipadores enfrentados, y hablando de caldear el ambiente, que nadie se piense que los disipadores se comen el calor, que lo destruyen, porque lo que realmente hacen es extraer el calor del procesador para terminar expulsándolo al ambiente y subiendo así la temperatura de nuestra habitación, es decir, caldeando el ambiente propiamente.