lunes, 27 de junio de 2011

Rap de aquí

Disfruto con la música, pero más aún con sus letras, será por eso que prefiero escuchar canciones ricas en texto a las que tienen dos párrafos entre su estribillo repetitivo. Las letras me gustan sobre cualquier asunto, hay cosas que decir y contar acerca de todo, aunque siento bastante preferencia por las de protesta, disconformidad, contenido social,... en definitiva más que música para amansar la fiera para embravecerla, es parte de la lucha de mi instinto rebelde contra la aborregación y domesticación que siempre intentan implantarnos. Será porque doy mucha importancia a comprender y sacar todo el jugo de las letras que sólo escucho canciones en castellano o catalán, lenguas maternas y de cultura cercana. Como no tengo prejuicios y menos musicales escucho muchos géneros distintos, pero voy a empezar con esta entrada dedicada al Rap porque si te gustan las palabras con mensaje y expresadas con arte este estilo es el rey.

Eran los 90 y pocos cuando conseguí mis primeras cintas de rap en español, no recuerdo quién me pasó esos dos casetes para agradecérselo, los cuales forman parte de los inicios del rap nacional, los discos que hablo eran recopilatorios de nombre Rap’in Madrid (1989) y Rap de aquí (1990) al cual he dado el honor de titular esta entrada. No tuve la suerte de poder conseguir en esa época el que sería el primer disco de todos ellos Madrid Hip Hop (1989), aunque sí conseguí el disco Pleno efecto (1990) de BZN grupo pionero de Barcelona. Aún conservo esos dos primeros casetes y para muestra un fotón.


Primeras cintas de Rap (Rap'n'Madrid)
Mis primeras cintas de Rap

lunes, 13 de junio de 2011

Duke Nukem Forever 3D

Después de dedicar una entrada al que sería para mí el mejor videojuego de la historia, en esta ocasión voy a escribir sobre el que ocuparía la segunda posición de ese difícil ranking, Duke Nukem 3D, a la vez que analizaré su reciente secuela Duke Nukem Forever.

Historia
En el año 1996 salió al mercado el juego Duke Nukem 3D también conocido como DN3D, éste formaba la tercera entrega de este personaje. Los dos primeros de la saga habían sido juegos de plataformas, en cambio este se presentaba como un shooter de disparos en primera persona (FPS), consolidando los orígenes de mi género favorito. El juego me cautivó desde los primeros minutos de juego, las cualidades únicas del protagonista Duke, la acción rápida, sus escenarios muy variados y visualmente atractivos, muchos detalles con los que interactuar, técnicamente muy destacable para su época, y aunque el juego no era 3D realmente (usaba un engine 2D basado en sprites) emulaba el mundo tridimensional muy dignamente permitiendo además muchas acciones como volar; es considerado un juego 2.5D
Mapa del primer nivel de DN3D

domingo, 5 de junio de 2011

Oda de odio al queso

El queso es para mí como la kriptonita para Superman, una debilidad en sentido dañino. Siguiendo el símil con la kriptonita, el verde es el que más radiación nociva emite. Con el paso del tiempo voy conociendo gente que también detesta el queso, pero dentro de este colectivo hay una clasificación en dos grupos: los tolerantes y los puristas. Los tolerantes, aunque se identifican con un "no me gusta el queso", luego aceptan las variantes de queso más suaves: el de la pizza, el queso rallado en la pasta,... y sin embargo, los puristas no soportamos ninguno, siendo la raza pura sangre antiqueso.

Odio al queso

Hay una tonteoría que dice que las personas que sentimos repugnancia absoluta por cualquier queso, estamos un eslabón por delante en la escala evolutiva. Lo que está claro es que es un indicio de haber abandonado todo parentesco con los roedores.