martes, 6 de diciembre de 2011

No comprar Razer Megasoma

Hace tres meses me hice con una alfombrilla Razer Megasoma, tras experimentar unas semanas con ella escribí un castigo explicando sus bondades, pues bien, donde dije digo, digo mierda, y le dedico en esta ocasión un castigo de forma literal.



Me reitero en las cualidades de la Megasoma que describí en la publicación anterior, el desplazamiento y su precisión eran excelentes, el mejor que he probado, algo que fue bonito mientras duró pues mi Razer Megasoma ya ha muerto.

Lo que todavía no conocía de esta mega alfombrilla pro era su corta vida, en mi caso 3 meses escasos. La Razer Megasoma debería venir con una mosca de regalo, así podríamos abrir las apuestas sobre quién de las dos durará más y recuperar al menos los 45€ que cuesta.

¿Qué le ha pasado? A las pocas semanas de uso noté ciertas zonas de la alfombrilla con un tacto diferente, como pegajoso, pero al estar esa pequeña zona en el extremo, no afectando, lo ignoré. Unas semanas después la zona pegadiza se había extendido, y ahora sí afectaba a la experiencia de uso; durante las sesiones de juego notaba que el ratón no se desplazaba bien al pasar por determinadas zonas de la alfombrilla. En este punto se cierran las apuestas, la mosca no sé pero mi mosqueo venció a la alfombrilla.


Intenté limpiar esa zona con un paño humedecido con agua pensando que podría tratarse de una mancha transparente, de algún producto que hubiera caído durante su fabricación, o que fueran restos de una especie de silicona si Razer apilaba las alfombrillas... pero no, no solucioné nada con eso, confirmando que se trataba de un defecto o desgaste prematuro de la alfombrilla.

Unos pocos días más de uso, llegando a los 3 meses, la alfombrilla se ha vuelto ya totalmente inservible, quedándose el ratón totalmente clavado, sin deslizarse, al pasar por varias zonas de la alfombrilla. Investigando un poco sobre este problema, parece que no se trata de un defecto puntual de mi ejemplar y es algo que sucede a todas las Razer Megasoma, como ejemplo cito y traduzco las conclusiones de este análisis sobre ella: “En resumen, la Razer Megasoma es una alfombrilla de alto rendimiento extremo con un seguimiento excelente, pero no se la recomendaría a nadie porque se vuelve totalmente inservible entre 3 y 6 meses.”
Dejo también un enlace a un vídeo de Youtube que muestra el problema de la Megasoma.

Como aventura fugaz ha sido excitante y placentera mi (ex) relación con la Razer Megasoma; ahora bien, he vuelto con mi fiel e infalible SteelSeries 5L reafirmando con más fuerza que sigue siendo la mejor alfombrilla.


Por si quedan dudas, dejo bien clarito el mensaje: No recomiendo a nadie comprar una alfombrilla Razer Megasoma.


Ver todos los castigos sobre Periféricos
Twitter: @dPunisher1337