domingo, 22 de mayo de 2011

Mejor videojuego de mi vidajuego

Elegir cual sería para mí el mejor videojuego de toda la historia podría parecer una decisión difícil después de más de 30 años con este vicio como uno de mis medios de entretenimiento, sin embargo tengo muy claro cuál sería, y fulmino ya a la intriga adelantando su nombre completo Return to Castle Wolfenstein: Enemy Territory. Y ahora, después de fastidiar el final de esta película, voy a argumentar por qué es nombrado como mi juego predilecto de todos los tiempos.


Los candidatos
Muchos son los juegos que he probado pero en general me gustan sólo los de acción rápida, Deportivos, Conducción, o Disparos, de estilo siempre Arcade y nunca Simulación; aunque fuera de estos géneros también he sido fanático de las Aventuras Gráficas y algunos otros de estrujarse el coco.

Resumido, mis juegos favoritos quedarían en dos grupos “juegos de matar sin pensar mucho” o “juegos de pensar mucho sin matar”, lo cual resulta contradictoriamente curioso, o similar a gustarme el whisky y la coca-cola (cual de ellos es matar y cual pensar no estaría claro) pero no la mezcla de ambos. Por alusiones quiero aclarar que lo de “matar sin pensar” es sólo una incierta fama sobre el género, porque en realidad sí se tiene que pensar, tomar decisiones, y para más dificultad hay que hacerlo de forma muy rápida; de aquí obtenemos la mezcla, el cubata también gusta.

Como se puede intuir de todo esto, no, no es que esté bebiendo mientras escribo aunque lo pueda parecer y tú padecer, es que entre la lista de mis candidatos a mejor juego de la historia no se halla ningún juego perteneciente a la categoría de Rol (RPG) ni de Estrategia (RTS) ni de simulación realista.


Por otro lado, aunque siempre ha habido videoconsolas a mi alrededor, mis preferencias se inclinan claramente por jugar en el ordenador, inicialmente en un Commodore 64, posteriormente y hasta hoy en el PC. Es por eso que si en la lista de aspirantes a mejor juego podría aparecer algún videojuego de consola serían éstos pocos y sólo algunos de la época del Atari 2600, de la grandiosa consola CBS ColecoVision, y de las primeras consolas de Nintendo (NES y SNES).


Las razones
Va siendo hora de explicar por qué este juego conocido también con estos otros nombres abreviados como RtCW:Enemy Territory, Enemy Territory, Wolf:ET, W:ET o simplemente ET, es para mí sin duda el mejor de todos los que he jugado en mi vida.

Mi género favorito es desde los inicios de su existencia los shooters (tiros, disparos), concretamente los shooters en primera persona conocidos como FPS (First Person Shooter). Durante los primeros años jugándolos principalmente en solitario (no haré ningún símil obvio), es decir, en single-player, modo historia y otras formas de referirse al juego individual. Posteriormente y ya hasta la actualidad en modo de juego en red, llamado online o multi-player. Siendo éste mi preferencia de modo de juego porque la diversión (y el cabreo) se magnifican jugando con (y contra) otras personas. Dentro de los shooters multiplayer prefiero además aquellos en los que se juega por equipos y no sólo con el objetivo de matar (hacer frags) sino que la misión es conseguir llevar a cabo un objetivo complejo.

Juntando todas las preferencias citadas tenemos que mi juego ideal sería un “juego de ordenador de acción rápida en primera persona en modo multijugador con objetivo complejo de equipo”, dentro de este criterio caben varios (pocos) buenos juegos, el ET está dentro de ese conjunto de candidatos por lo que ya suma muchos puntos pero ¿qué lo hace ser el claro ganador?

Para determinar que Enemy Territory es el mejor juego de mi historia (best game ever), lo primero es que así es como lo siento, y lo segundo la causa de ese sentimiento que es algo más objetivo y medible como la cantidad y calidad de diversión que me ha dado. La razón principal de cualquier juego es entretener, para conseguir entretener tiene que ser divertido y adictivo, pues bien el ET es el juego que más horas me ha dado de diversión, haciendo un cálculo aproximado serían más de 3.000 horas de juego, algo insólito que ningún juego antes ni después ha conseguido siquiera acercarse a esa cifra.

Las curiosidades
Por diversas circunstancias el ET es un juego gratuito (freeware) que se puede descargar desde la Web oficial de sus desarrolladores SplashDamage tanto para Windows como Linux. Se desarrolló como una expansión de otra obra de arte de los videojuegos, Return to Castle Wolfenstein (RtCW o Wolf), pero se abortó el desarrollo de su modo historia saliendo al mercado sólo con su modo multijugador pero como digo de forma gratuita.

El engine de juego que utiliza el ET es una modificación del id Tech 3 de id Software el cual se empleó por primera vez en Quake III Arena. Este motor de juego ha demostrado su enorme talento para los juegos multijugador.

El juego fue lanzado a mediados del 2003, hoy después de 8 años siguen habiendo todavía muchos jugadores, lo cual no es en absoluto de extrañar por ser un juego brillante como muy pocos. Escribiendo esta entrada algo se me ha pasado por la cabeza... ¡clin clin clin y ganas de jugar de nuevo!

Fue el primer juego en el que me uní a un clan, el clan [oLLa], perdiendo participando con ellos en varios torneos europeos y en la liga española de ET. Como en cualquier deporte competitivo realizábamos duros entrenamientos... el día fortuito en que nos presentábamos los suficientes.

En 2007 salió lo que ansiábamos los amantes del ET y lo que pretendía ser su sucesor, Enemy Territory: Quake Wars (ETQW), pero sin conseguir ni por asomo la excelencia del ET y terminando en algo conocido como FAIL (fracaso).

En 2009 lanzaron Wolfenstein, segunda esperanza de sucesor del ET, que resultó ser todavía un FAIL más grande que el anterior intento, EPIC FAIL y las esperanzas de un heredero digno se desvanecían.

En 2011, hace poco más de una semana, han lanzado BRINK, el cual podría considerarse como el tercer intento de un descendiente digno del ET. Su sabor inicial es agridulce, más agri que dulce, porque aunque recupera y evoluciona gran parte de la esencia del ET, aspecto positivo, le falta su carisma. Todavía es pronto para juzgarlo bien, no he jugado las suficientes horas (aunque en el ET me bastaron minutos para sentir su don especial); además el juego ha seguido la moda actual de salir al mercado antes de completar su fase de test, con errores evidentes y mal optimizado. Si finalmente se confirma su fracaso, serán tres intentos fallidos usando el motor de juego id Tech 4, en mi opinión estoy convencido que gran parte de culpa es suya, ya desde el primero que lo empleó nunca me gustó las sensaciones que transmitía ese engine en los movimientos. Ya veremos como termina finalmente este nuevo juego, de momento tiene buen apoyo por parte de la comunidad española de BRINK.

Viñeta de humor que me hicieron por mi “amor/ODIO” hacia el Panzerfaust.

Otra que me dedicaron en el trabajo cuando ya no querían jugar al ET, y tenía que jugar yo solo con bots.


Aquí tenéis el blog del autor de estas buenísimas viñetas el colega Bakaburra.


Esto no es una despedida (tipo V55) porque el ET siempre estará ahí, pero sí es un homenaje al shooter más grande. V57!
<3


Ver todos los castigos sobre Juegos PC
Twitter: @dPunisher1337